17 nov. 2013

Prim. El asesinato de la calle del Turco

Teaser de la tvmovie, obra de Pepo Fuentes

Mañana comenzamos a rodar esta película para televisión, una coproducción de TVE, TV3, Shine Iberia y Dream Team Concept. En los equipos técnico y artístico se repiten muchos nombres que ya aparecieron en los créditos de "El asesinato de Carrero Blanco", entre ellos el del director, Miguel Bardem. Tiene sentido, porque este proyecto nace de aquél. Tras indagar desde la ficción en las extrañas circunstancias que rodearon el magnicidio del último presidente del gobierno asesinado parecía lógico aplicar la misma fórmula al del primero de esa siniestra lista. Esa es la idea.

PRIM. EL ASESINATO DE LA CALLE DEL TURCO cuenta todas las circunstancias que rodearon el atentado mortal de que fue objeto el general Juan Prim y Prats el 27 de diciembre de 1870 cuando iba camino de su residencia oficial tras una sesión en las Cortes. El magnicidio, que muchas veces se ha comparado con el de Kennedy, nunca fue resuelto.

Hace unos meses se exhumó la momia del general para someterla a una autopsia con el fin de desvelar, siglo y medio más tarde del asesinato, las muchas incógnitas que persisten en este caso. Además, el año 2014 ha sido declarado “Año Prim” con motivo del bicentenario del nacimiento del general y se preparan diferentes actos para conmemorar su figura. En los últimos años se han publicado novelas sobre el personaje, ensayos, biografías… Es evidente que el héroe de Castillejos vuelve a estar de plena actualidad.

Nuestra aproximación a este hecho histórico bebe de la extensa bibliografía que existe al respecto. Pero la tesis que sostendremos en el guión (y que parecen confirmar los resultados de la autopsia que acaba de hacerse) es que Prim murió, bien prácticamente en el acto, bien estrangulado después del atentado; dos posibilidades que contradicen por completo la versión oficial (que recogían hasta ahora todos los libros de historia) según la cual el general habría permanecido con vida setenta y dos horas después del tiroteo, hasta el 30 de diciembre, el mismo día en que Amadeo de Saboya desembarcaba en Cartagena. Algunos estudios recientes que han analizado en profundidad los sucesos de aquel mes de diciembre de 1870 apuntan en esta misma dirección.

El guión ofrece al espectador ambas versiones: la que hasta el día de hoy reflejaban los libros de historia y la que gana peso tras los últimos descubrimientos forenses. Para ello usamos la figura de Benito Pérez Galdós, que era un joven gacetillero e incipiente novelista en el momento del asesinato y que casi medio siglo más tarde lo recogería en uno de sus Episodios Nacionales: España trágica. Aunque la inclusión de Galdós en la trama de la película está "ficcionada", tiene una base real. La idea surgió al leer este testimonio de Pío Baroja en sus memorias:

“… un día, por la tarde, hacia 1905 o 1906, acompañé a Galdós por las calles de Carranza y Luchana, y me contó una serie de detalles muy curiosos de gente que había intervenido en el asesinato de Prim: policías, masones, revolucionarios, aventureros y amigos de Montpensier y dos o tres contratistas de obras, que luego pasaron a ser editores, […] años más tarde Galdós publicó su España trágica. […] De cuanto me había contado no decía nada”.

Efectivamente, la novela de Galdós sigue al pie de la letra la versión oficial del asesinato, dando pábulo a mitos y leyendas que los historiadores han demostrado a lo largo de los años que son tales. Ignoro los motivos por los que Galdós renunció a contar lo que, según confesó a Baroja, sabía de primera mano. Nosotros nos tomamos la licencia dramática de recrear buena parte de los hechos desde el punto de vista de un entonces veinteañero Galdós que deambula entre los personajes históricos que protagonizaron esta historia. Todos ellos se relacionan y conspiran en el Madrid del último tercio del siglo XIX –un tiempo marcado por las guerras civiles, las revoluciones y la escasez– durante uno de los inviernos más crudos, en todos los sentidos, de la historia de España.